Experimentos sencillos

Con el objetivo de realizar algunos experimentos sencillos, vamos a tratar, en esta ocasión de purificar el agua. En otras palabras, vamos a intentar limpiar de impurezas el agua que, por ejemplo, se ha utilizado para fregar los platos tras una comida.

Para crear nuestro propio purificador de agua casero, vamos a necesitar los siguientes materiales: una caja de unos 20 centímetros de alto, dos tazones con cierta profundidad, agua, algo de tierra y un cordel de lana de aproximadamente un metro.

Experimentos sencillos para secundaria

A continuación, y una vez tenemos todos los materiales a nuestro alcance, situaremos uno de los dos tazones sobre la caja. Lo llenaremos de agua y le echaremos la tierra que habíamos preparado. El otro tazón, lo dejamos en el suelo, completamente vacío, a una distancia de uno 15 centímetros de la caja que hemos dispuesto en el suelo. Es importante recordar que la caja debe estar sobre una superficie lo más estable y nivelada posible. Por último, introducimos el cordel de lana en el interior de cada uno de los tazones quedando un extremos en cada tazón.

Una vez hecho esto veremos cómo las impurezas comenzarán a desplazarse por el cordel de lana hasta llegar al otro tazón. De este modo, y aunque la purificación del agua del tazón que reposa sobre la caja, no será 100% efectiva, gracias a este experimento casero, podemos ver la efectividad de este método.

Un método que llevado al extremo, es decir, si lo extrapolásemos a unas dimensiones adecuadas, bien podría utilizarse para purificar una gran cantidad de agua ya que el principio físico se mantendría sin ningún tipo de problema. ¿Habéis visto qué sencillo es tener agua purificada? Ponedlo en práctica y veréis lo divertido que resulta y lo mucho que podéis aprender y enseñar a los demás con estos experimentos sencillos.

2 comentarios en “Experimentos sencillos

Deja un comentario